Tú y yo somos un caso perdido

Tú y yo somos un caso perdido

en la noche

en el balbuceo

en el beso que te robo

en el beso de regreso

y en el barrio

y en la calle

y cuando duermes a mi lado

y me quedo unos minutos

mirándote callado

amarrándote mis sueños

Perdido

por la libre

por lo pronto

por las horas que desconozco

por ya las horas que no duermo

y por los actos

y por los deseos

y porque estar contigo

es volver la maldad impronunciable

y porque amanezco ya feliz

porque amanezco siendo bueno

Perdido

si te vas

si me voy

si me esperas con tus cartas

si te espero con mi empeño

y si te quedas

y si me quedo

y llego abrazándote delante de todo

y llego a tu vientre por tu espalda

lentamente con mi sexo

Y tú y yo somos un caso perdido

porque nunca sabremos escribirnos de amor

porque nos perdemos…

De cómo nacen los monstruos o porqué las estrellas brillan. Tomo IV

RGR